Conócenos

En 1980 Consultors Legals orientamos y asesoramos tanto a empresarios y autónomos como a particulares desde hace más de treinta años.

Somos Asesores y Abogados de Empresa: Sociedades y Autónomos.

Nuestros departamentos de Fiscal, Laboral, Contable y Jurídico trabajan conjuntamente en el desarrollo de una completa labor de estudio y asesoramiento sobre la gestión empresarial desde la doble perspectiva jurídica y económica, apoyada por el especialista en relaciones laborales, área imprescindible en la vida de la empresa. Nuestro principal objetivo es ofrecer al empresario un asesoramiento integral de calidad que satisfaga sus necesidades.
Contemplar desde el punto de vista jurídico la gestión económica y las relaciones laborales de la empresa añade siempre un plus a los resultados por varios motivos: En primer lugar, desde la óptica de la previsión, la formación de los abogados enfocada a analizar el mundo de los derechos y obligaciones, resulta idónea para prevenir las consecuencias posibles en la toma de decisiones y en segundo lugar, desde la óptica de la ejecución, “Hacer” las cosas siempre tiene consecuencias, que sean buenas o malas depende en muchas ocasiones de la forma de hacerlas y en esta tarea el apoyo legal siempre goza de muchas ventajas.

Somos Asesores y abogados de Particulares:

En nuestro día a día se nos plantean miles de dudas y preguntas respecto a si estamos haciendo bien las cosas. Éstas nos surgen a la hora de comprar, vender, alquilar, asegurar nuestros bienes… o a la hora de realizar nuestras declaraciones de impuestos, de afrontar la jubilación o contratar un producto bancario. En todas estas operaciones, puestas como ejemplo, como en muchas otras andamos inseguros, ya que nos estamos jugando el patrimonio y debemos evitar problemas futuros. En la toma de estas decisiones orientamos a nuestros clientes para ofrecerles siempre la solución más eficiente dentro del marco legal oportuno y de sus necesidades y posibilidades.
Nuestra política siempre, tanto para el empresario como para el particular, es la de prever posibles procedimientos contenciosos. Asesorar siempre en la previsión, en la toma de la mejor decisión posible para maximizar el patrimonio del cliente minimizando riesgos y ofrecer un abanico de posibilidades, para que el cliente tome la decisión más correcta. Y, si después de esto, el procedimiento contencioso (juicio) es inevitable, representamos y defendemos los intereses de nuestros clientes desde la máxima profesionalidad, honradez y transparencia. Más de treinta años de experiencia en esta labor nos respaldan.